lunes, 22 de julio de 2013

LOS AMIGOS DE VERDAD NO TIENEN NOMBRE.

Se les debe de llamar amigos de corazón (quien habita en ti por lo que conllevan y nadie los ve cuando tú caminas).

Son los que cuando hablas de ti  mismo los mencionas,los nombras,los pones corazón,existencia y consistencia en su estructura inmaterial humana.Esos amigos que no son tu propia carne ni tu vida cotidiana,pero existen,llegaron a ti para hacerte más digno de tu propia calidad como persona,de lo que quieres dentro de ti con sobrada infraestructura humana.

A los amigos se los ha de llamar por el nombre de lo que te trasmitieron.

Amigo,Julián: no fue tanto el tiempo,ni aquel momento juntos,ni nada fue inmenso para hablar. Nos conocimos tarde,pero fue necesario para mi. supimos el uno del otro hace un rato,pero ya nunca sera para mi del olvido tu presencia.

Hay personas que te obligan a una marca y no te hacen ningún daño a la hora de llevarla en tu futuro.

Tu marca me llena de vida y tu vida (pura metáfora del amor en la pareja,en la familia y en los amigos) me llena de fuentes donde beber.

Hubo hombre,hubo persona,hubo ser humano lleno de poesía y música,lleno de conocimiento y filosofía lleno de lucha y paz.hubo un hombre que tuve tiempo de conocer del todo.Amigo que tendré tiempo de conocer por que en mi llevo  sembrado lo que tú,Julián,cultivaste siempre: vivir la vida sobre las bases del corazón y con el latido de la familia. Todo aderezado con lo mejor del devenir de los tiempos.


                                       22 julio 2013

                 Clemente arroyo.


                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada